Enfermería escolar; el inminente reto de volver a las aulas

Enfermería escolar; el inminente reto de volver a las aulas

 

El escenario epidemiológico actual configurado por el virus SARS-CoV-2, se internacionalizó cuando el 30 de enero de 2020 la OMS declaró que la epidemia de 2019‐nCoV una Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional (PHEIC).

La configuración de la sociedad durante estos meses ha cambiado y se adapta a marchas forzadas a las nuevas circunstancias.

El ámbito de la educación ha sufrido también una transformación sin precedentes, impulsada por las políticas de confinamiento y las nuevas tecnologías, siendo alimentada por el miedo social a un virus que del que todavía desconocemos cómo se comporta en muchos aspectos. Enfermería observa desde una posición privilegiada este escenario y en los próximos meses deberá ser capaz de entrar en acción, posicionares y reivindicar su papel básico dentro de esta situación excepcional.

El futuro inmediato del sistema educativo

En un futuro inmediato el sistema educativo, ante la posibilidad de reanudar su actividad, se enfrenta como bien recoge es siguiente documento elaborado por UNICEF, al reto de proteger el derecho a la salud para poder garantizar el derecho a la educación.

Los sistemas educativos nacionales, como España o México, comienzan a preparar directrices y recomendaciones para la llegada del nuevo curso. A la hora de diseñar estrategias de prevención y promoción de la salud en el ámbito educativo, los centros escolares pasan a ser agentes activos clave de las intervenciones en salud.

Por lo tanto, es básico que el personal adscrito las diferentes instituciones esté formado y se mantenga actualizado en los diferentes roles de desempeño; dentro de esos roles, cobra más fuerza que nunca el peso de la enfermería escolar.

 

La enfermería escolar en España y el Continente Americano

La enfermera escolar se encuentra implantada en Estados Unidos y algunos países europeos. En España la implantación es irregular considerándose una figura emergente. Los menores pasan la mayor parte de su tiempo en las escuelas y la enfermera escolar es el profesional adecuado para cubrir sus necesidades en relación a la salud. La enfermera se encarga de formar alumnos, a docentes y familia en la prevención de accidentes y la correcta actuación ante situaciones de urgencia. Es una pieza clave que  proporciona educación sanitaria para el control de enfermedades crónicas y promociona hábitos de vida saludables.

En España, según las cifras que maneja el Ministerio de Educación, el curso 2018-2019 contó con 8,2 millones de alumnos en educación infantil, primaria, ESO, bachillerato y FP. Según los datos que presenta la Asociación Nacional e Internacional de Enfermería Escolar (AMECE), la cifra de enfermeras escolares en activo no llega ni a 1.000 (ratio 1/8.000).

En Centroamérica y América de Sur esta figura tradicionalmente se ha visto ligada a enfermeras de atención primaria o de salud laboral.

Los números que se presentan de EE. UU. son muy distintos: se encuentran registradas alrededor de 60.000 enfermeras para una población escolar de 58 millones (ratio ligeramente inferior al 1/1.000).

Cabe citar que tanto la OMS como el Consejo de Europa han definido en diferentes textos y documentos la necesidad de fomentar, en el ámbito escolar, la adquisición de conocimientos que potencien los estilos de vida sanos. Por ello, más allá del modelo vigente, parece obvio que el nuevo escenario COVID-19 puede servir como motor para el cambio en muchos centros escolares; más allá de los intereses políticos puede haber llegado el momento de reivindicar y potenciar la importancia de la enfermería escolar.

Necesidad de apoyo sanitario en el ámbito de la educación

Los niños y adolescentes de hoy en día ya tienen necesidades en materia de salud que no pueden ser cubiertas por padres o profesores sin la ayuda de profesionales de la salud. Además, los niños con enfermedades y discapacidades crónicas deben ser integrados y atendidos de manera específica, por lo que requieren una serie de cuidados y atenciones en la escuela, lugar donde pasan la mayor parte del día.

En la actualidad nos enfrentamos, dentro de la comunidad escolar, a nuevos problemas relacionados con el COVID-19 difíciles de abordar sin la ayuda de profesionales de la salud que refuercen y supervisen todas las acciones que van a tener que llevarse a cabo en los centros educativos.

Ahora más que nunca, es necesaria la figura de la enfermera escolar que bajo sus conocimientos y asesoramiento, será capaz de integrar y potenciar el desarrollo de actividades seguras que
permitan identificar, informar, controlar y realizar un seguimiento efectivo a personas que han estado expuestas a riesgos biológicos relacionados con el COVID-19, además de cumplir con todas las competencias que ya ejercía y desarrollaba con anterioridad en este ámbito.

 

Necesitas más información

Ponte en contacto con nosotros

Si necesitas más información escríbenos explicando todas tus dudas. Te las intentaremos resolver lo antes posible

Contacto